.
.
.
.

.
.

agudoorozco@gmail.com

Miguel Agudo Orozco

www.iznatoraf.info

.
.
.
.

Miguel Agudo Orozco.

LA POESÍA VISUAL COMO RECURSO DIDÁCTICO INTERDISCIPLINAR

No ha de llevarnos a engaño el nombre "poesía visual", pues no estamos hablando de literatura en sentido estricto. La poesía visual es un género literario, al menos en origen, pero que no se ajusta a la escritura convencional. Se trata de poesía para ver más que para leer y esto es así porque redefine el espacio físico de la escritura y lo redistribuye al modo de las artes visuales.

La poesía visual es un subconjunto de la poesía experimental (dentro de ésta se hallan también la poesía fonética, los poemas objeto, etc.) y se sirve de la ilustración, de la pintura, de la fotografía, del collage, de la tachadura, del lenguaje publicitario, del arte tipográfico, del logotipo, de la señalética y de la escritura. Una de sus notas características es que usa la palabra como imagen y a la imagen como palabra.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

Dicho esto, hablemos ahora de sus virtudes como material didáctico en la enseñanza secundaria. Es evidente que como forma literaria que es no vamos aquí a tratarla como contenido de las áreas de literatura; podría discutirse su mayor o menor importancia en la historia de la literatura, pero no es nuestro objetivo.

La poesía visual es interdisciplinar de por sí (por la variedad de lenguajes, técnicas y disciplinas artísticas de las que se nutre) y sus productos e intenciones son múltiples, oscilando desde el simple e inocente juego lingüístico-visual a la crítica social más ácida.

Los objetivos generales de la educación son compartidos por las diversas materias. Pues bien, despertar el espíritu crítico y la sensibilidad, educar en valores y en el consumo responsable, por citar algunos, pueden tener cabida perfectamente en el comentario de un poema visual.

.
.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

¿En qué poema visual?, se nos preguntará. En muchos. No vamos a mostrar aquí ninguna selección, pero sí remitimos a cualquier antología de poesía visual mínimamente variada en autores o en temática o a rastrear un poco por Internet. Lo que queremos remarcar es que la poesía visual por ser en sí misma interdisciplinar puede usarse interdisciplinarmente. Por eso mismo no acotamos ni los autores ni las obras, porque la mayoría cumplen tal afirmación.

Pero poder hacer uso de la poesía visual como material didáctico en varias áreas o asignaturas, se nos puede objetar, no la hace ni tan especial ni tan necesaria; los artículos de periódico, dependiendo del contenido, también tienen cabida en la mayoría de las materias.

La poesía visual juega aquí otra de sus bazas: sin ser nueva, resulta original. Por lo general es poco conocida, pero se remontan algunas de sus manifestaciones a tiempos de la Grecia clásica, como Rafael de Cózar muestra en su obra Poesía e imagen. Este desconocimiento, unido al poder de atracción que tiene la imagen, capta la atención del alumnado y termina por atraparlo con usos paradójicos o metafóricos de la imagen. La poesía visual se sirve del lenguaje publicitario para cautivarnos, pero en lugar de vendernos productos nos transmite ideas.

.
.

Miguel Agudo Orozco, boek visual,

.
.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

Vive cada día el docente la dificultad de captar la atención del alumnado, de tratar de motivarlo y que participe. Creemos que, sin ser el remedio universal, la poesía visual es un material didáctico al que se le puede sacar mucho partido. En las ocasiones en que lo hemos llevado al aula, los resultados han sido muy satisfactorios y enriquecedores.

Otra de las razones por las que apostamos por el uso en el aula de la poesía visual es que sirve, como tratamiento crítico de la imagen que es en sí misma, para desarrollar una conciencia crítica de la cultura de la imagen y del espectáculo en que nos vemos inmersos hoy día. Es necesario saber leer textos, pero también lo es saber leer imágenes. La poesía visual es a la vez uso, análisis y construcción (creación) de lenguajes visuales; es imaginativa y despierta la imaginación; es a la vez interrogación hecha sorpresa y sorpresa interrogativa.

.
.

Miguel Agudo Orozco,

.
.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

Por todo lo dicho nos parece un material muy atractivo para el planteamiento de actividades, problematización y discusión sobre conceptos y valores, verbalización de pensamientos e ideas ?es fácil parafrasear un texto, pero no lo es tanto hacerlo de una composición de imágenes-. Además, llevar el poema visual al aula no resulta excesivamente problemático, pues se adapta a múltiples soportes: la proyección en pantalla, la fotocopia, el libro, la página web o su simple recreación en la pizarra.

Sobre esto último nos parece interesante incidir en el hecho de que muchos poemas visuales consisten en la transmisión de una idea por medio de una o varias imágenes, pero esas imágenes son la excusa, el soporte, no son ellas mismas lo transmisible; no se requiere de la misma fidelidad de imagen como sí lo exige, pongamos por caso, la Gioconda. El cuadro de Leonardo no podemos pintarlo en la pizarra, pero sí muchos poemas visuales. Es un arte cercano, fresco y con un lenguaje que los jóvenes entienden, que aprenden a descifrar rápidamente porque los componentes visuales de su mundo cultural son numerosísimos. Entonces, ¿por qué no hablarles ?y educarles- visualmente?

Miguel Agudo Orozco

.
.

Miguel Agudo Orozco.

.
.

Miguel Agudo Orozco.