.
.
.
.

.
.
.
.

El arte es una acción dentro de la vida.
John Cage

.
.

Pedro Déniz

.
.

A - gua  - 2001. Pedro Déniz.

.
.
.
.

Al-harafis. Pedro Déniz.

.
.

Entiendo el arte como una vía de crecimiento personal humanista y de compromiso con el contexto que me ha tocado vivir. Del arte me interesa más el ser que el estar. Considero que existe mucha confusión en el virtuosismo casi malabarista de las habilidades expresivas. No me interesa el contexto sociopolítico vigente - sin despreciar el marco democrático como modelo básico de convivencia - porque entiendo que está más interesado y preocupado por el pan y circo a escala global, considerando como la expresión máxima del arte la cultura del espectáculo. Sinceramente entiendo que el arte es otra cosa. Echo de menos una línea tutorial que incluye tanto mis experiencias personales como a seres queridos que me han ayudado tanto en el crecimiento humanista como en el terreno de las habilidades interpretativas de la realidad. Respeto profundamente a las personas de compromisos solidarios, abiertas al presente con criterios y sentido del humor. Echo de menos la convivencia: el disenso sin ofensas personalistas; echo de menos la madurez política y cultural, echo de menos la sensatez y el respeto por la dignidad.

.
.

 CHIAPAS - 2006. Pedro Déniz.

.
.
.
.

 FRAGMENTOS-DE-REALIDAD. Pedro Déniz.

.
.

Me siento un artista emocionalmente guerrillero, al que le gusta operar en los límites, atreverse a caminar por esa delgada línea llamada tierra de nadie existente entre fronteras, ese sutil límite que en algún momento hizo que Sísifo disfrutase de su esfuerzo antes que la piedra tulase ladera abajo una vez más. Ello me ayuda a realizar incursiones a ambos lados de la línea, intentando siempre operar con la mayor independencia posible sin perder la dignidad, estar tras la back-line, ser in-line. En mi trabajo apuesto por un compromiso personal en el descubrimiento y la aceptación del otro sin mayor pretensión que la de observar y crecer, con el objeto de opinar con argumentos claros y sutiles a través de mi trabajo y mi posicionamiento, hablando con el máximo de independencia y asumiendo los riesgos de la supervivencia.

.
.

Dentadura. Pedro Déniz.

.
.
.
.

Cultivos- 2001. Pedro Déniz.

.
.

No soy capaz de distinguir entre arte y vida. Para mí esta condición (el arte) es una manera de estar en el mundo y una elección consciente, un no lugar, un espacio donde la norma se vierte estéril, una patria sin bandera, el último espacio donde realmente me siento libre. Entendiendo
por libertad un no lugar donde la estadística y la circulación por puntos no es más que una falaz ilusión, donde el pensamiento se debe regar con mimo abonando las buenas intenciones y convirtiéndose en motor de conciencia y fruto de sostenibilidad. Mi trabajo es pues un humilde intento de objetividad idealista, política, romántica y subversiva; su único atrevimiento es perseguir el crecimiento del individuo en una constante sugerencia por el ser de conciencia social.

.
.

Coño identidad. Pedro Déniz.

.
.
.
.

Exlibris-2002. Pedro Déniz.

.
.

Una suerte de obligación en la que quien suscribe asume su papel como agente social responsable, sabiendo cual es su voz y proyectándola allí donde considera que será mas útil, más eficaz, intentando generar con ello más conciencias en diálogo, en tránsito hacia la tolerancia y el respeto por el tú y el yo.

El vaciado de conciencia que supone el anterior señalamiento de déficits, prioridades y objetivos es el que procuro dar a mi obra, y su única explicación, de tenerla.

Pedro Déniz Acosta

.
.

Sobreviviente-2002. Pedro Déniz.

.
.
.
.

 SUEROS-2001. Pedro Déniz.